Consejos

Además de actriz soy paisajista. Amo las flores y la naturaleza.

Quisiera compartir con ustedes algunos consejos.

  • Cuando recibas o compres flores, antes de ponerlas en el agua, corta siempre uno a dos centímetros sus tallos, porque con el aire  los tallos se  sellan y  las flores se marchitan antes de tiempo.  Lo óptimo es hacer el corte en diagonal, así logras una mejor hidratación. Cada vez que cambies el agua repite esta “poda”.

  • Te cuento que las flores adoran las temperaturas frescas y necesitan de nuestra atención.  Es mejor evitar la luz directa del sol. También no olvides cambiarles el agua cada dos a tres días y fíjate que todos los tallos estén bien sumergidos.  Otra cosa: el agua no debe llegar al follaje porque comienza a podrirse y toma muy mal olor.

  • Hay flores que duran más tiempo que otras, y dentro de una misma vara hay flores que se marchitan antes que otras. Por eso, cuando cambies el agua de tu florero, saca las marchitas, no botes toda la vara. Fíjate si hay botones, ya que seguramente esos van a abrir.

  • Cuando recibas un arreglo floral, asegúrate que la espuma en que van puestas las flores esté siempre húmeda.

  • Cuando armes un florero piensa que las flores lucen más si tienen un poco de follaje. Las ramas verdes permiten un mayor contraste.  También es conveniente cortar las flores y el follaje en distintas alturas para darle mayor naturalidad a la presentación de las flores. Esto es lo que nos enseña permanentemente la naturaleza.

  • Siempre se ha hablado de “la cara” del arreglo floral o florero. En realidad es la primera visión que se tiene de éste. Por ello, sitúa las flores que más te gustan o las más vistosas en el centro y con una altura menor. Las otras las pones en segundo o tercer plano y con distintas alturas.